La cerveza no engorda La panza cervecera es un mito

Anuncio

En los últimos años, gracias a los estudios realizados sobre la cerveza y la salud, se ha podido poner a un lado una serie de prejuicios y tópicos como es el pensamiento de que la cerveza engorda o que es responsable de la famosa “panza cervecera”. Así lo demuestran numerosas investigaciones médicas en las que se ha llegado a la conclusión de que la cerveza es una bebida cuyo consumo moderado es beneficioso para la salud y altamente recomendable en cualquier dieta equilibrada.

La aportación calórica de la cerveza es muy inferior a la de otras bebidas alcohólicas (una caña de 200 ml. aporta 90 Kcal.) y similar a la de bebidas refrescantes a base de cola o extractos de fruta.

Lo que actualmente denominamos como “barriga cervecera” no existe, afirma el doctor Keul de la Clínica Universitaria de Freiburg, Alemania, sino que es el alto consumo calórico de alimentos ricos en grasas la verdadera causa de esta corpulencia. En línea con esto, un gran número de estudios documenta el hecho de que el consumo moderado de cerveza no afecta el peso de una persona.

En concreto, varios autores del Hospital Universitario de Zurich en distintos artículos publicados en la revista Medical Research, coinciden en que la gente que desee adelgazar y mantener al mismo tiempo un consumo moderado de alcohol, deberán reducir las calorías en las comidas sin que sea necesario prescindir de su bebida habitual.

Anuncio

A continuación una lista de las calorías que tienen las principales bebidas:

Energía Kcal/100 g
Anís – 312
Aguardiente – 280
Ginebra, ron, whisky – 244
Coñac – 243
Vermut dulce – 160
Batido cacao – 100
Vino de mesa – 60-80
Cava – 65
Gaseosa, colas, refrescos – 48
Cerveza – 45
Sidra – 40

En todo caso, la cerveza siempre debe consumirse con moderación y respetarse el principio de una alimentación sana y equilibrada, que aporte todos los principios nutritivos necesarios para satisfacer las necesidades metabólicas.