Anuncio

La medicina busca redefinir la palabra cáncer. Se está produciendo un abuso del concepto que favorece la medicalización y genera miedo innecesario entre la población. Lo hemos explicado en otras ocasiones, existen ”cánceres histológicos”, queno progresan o desaparecen y “cánceres biológicos”, que generalmente sin tratamiento producen metástasis y conducen a la muerte.

Hace unos días publicábamos que existe sobrediagnóstico de cáncer de colon por el elevado número de cribados o colonoscopias injustificadas. En medicina y el cáncer no es una excepción, más no necesariamente es igual a mejor (a veces es incluso peor). Los daños de la prevención se perciben a largo plazo.

Un ejemplo: Hoy sabemos que por ejemplo la terapia hormonal sustitutiva para eliminar los síntomas de la menopausia, utilizada por millones de mujeres, provoca infartos, embolias y cáncer de mama (55.000 nuevos casos en el Reino Unido).

Entre los especialistas en salud pública más críticos con esto está el médico extremeñoJuan Gérvas. Él afirma que el diagnóstico precoz no mejora el diagnóstico de muerte. ¿Entonces? “produce algo terrible: hordas de supervivientes, por ejemplo de cáncer, que viven más tiempo con el diagnóstico pero no viven más.

Anuncio

Hay muchos cánceres que desaparecen solos o no afectan de manera importante al paciente en toda su vida. A veces detectarlos puede ser peor que no hacerlo. Otro ejemplo es la falsa epidemia de melanomas, cánceres de piel. A más biopsias y análisis de muestras, más melanomas in situ y más melanomas diagnosticados que hubieran regresado espontáneamente (incluso sus metástasis). Aumenta la incidencia de melanomas morfológicamente malignos que son biológicamente benignos.

Existen más ejemplo en torno al cáncer de mama o al de próstata, lo importante es saber y entender porqué un grupo de especialistas estadounidenses, que asesora a la principal institución de Estados Unidos sobre investigaciones del cáncer, han recomendado revolucionarios cambios en la definición de esta enfermedad y, directamente, la eliminación de esta palabra de algunos diagnósticos muy comunes.

Algunos estados premalignos, que según concuerdan muchos médicos no son cánceres, debieran rebautizarse para evitar falsos diagnósticos. Y excluir, además, el término carcinoma de modo de que las personas afectadas sientan menos temor y sean menos proclives a buscar tratamientos innecesarios y potencialmente dañinos, como la extracción quirúrgica de los senos que se ha hecho Angelina Jolie.

Necesitamos una medicina más efectiva y racional, menos dañina y eso pasa por poner en tela de juicio los excesos de la prevención.